¿Qué es una ave?

Qué es una ave

Las aves son animales vertebrados con una temperatura corporal constante de 42 ‘C. Contrariamente a lo que ocurre con los insectos, anfibios y reptiles, las bajas temperaturas y el hielo no afectan su movilidad. Toda ave adulta posee un plumaje. En presencia de frío intenso éste se ahueca para recoger más aire; aumenta así el aislamiento térmico, y el ave presenta un aspecto más redondeado. Las plumas son estructuras muertas que, regularmente, han de ser objeto de limpieza y, en parte, de engrasado. Pese a todo, se gastan con relativa rapidez y suelen cambiarse, por lo normal, una vez al año. Durante la muda, como se llama al correspondiente proceso, ciertas especies como los somormujos, rálidos y anátidas pierden por unas semanas su facultad de volar.

La conquista del espacio aéreo explica algunas características anatómicas: para no producir turbulencias durante el vuelo su cuerpo posee un perfil aerodinámico y es relativamente ligero. Carecen de dientes; su función es asumida por el pico y por un poderoso estómago musculoso o molleja. Los huesos son huecos y se hallan unidos entre sí por múltiples puntos; en las hembras jóvenes de la mayoría de las especies sólo está totalmente desarrollado el ovario izquierdo. Un sistema de sacos aéreos atraviesa el cuerpo y suministra oxígeno a todos los órganos de una manera óptima.

Las aves no transpiran; de este modo economizan agua. En caso necesario, y por un sistema característico de peinado, producen un enfriamiento en el cuello por evaporación, que refresca la sangre.

Las dimensiones máximas y mínimas de las aves están limitadas por distintos factores. Las dos especies de reyezuelo, el listado y el sencillo, se consideran los pájaros más pequeños de Europa con sus 9 cm de largo y sus 5 g de peso. En comparación con el ave más pesada de las regiones centrales de nuestro continente el cisne vulgar o mudo, de hasta 23 kg y una longitud total de 1,6 m aquéllas poseen una superficie corporal sustancialmente mayor. Esto se traduce en una mayor pérdida de calor, que debe ser compensada con un aporte más alto de alimentos.De ahí que sean los pajarillos los más constantes en la búsqueda de alimento durante la estación fría. Las grandes especies, en cambio, se enfrentan con problemas relacionados con sus facultades voladoras. Remontar vuelo, sobre todo, les exige un enorme consumo de energía, y los planos de sustentación, con la musculatura correspondiente, encuentran dificultades para desplegarse. El hecho de que el ave mayor de todas, el avestruz africano, con sus 2,7 m de altura y sus 150 kg de peso, sea incapaz de volar es una condición inherente a la magnitud de su organismo.

¿Pueden contar las aves? Pues, sí. La misma paloma doméstica puede hacerlo hasta cinco veces, la grajilla hasta siete y el cuervo hasta ocho. El hombre puede amaestrar una grajilla para que tome su alimento sólo de comederos marcados, por ejemplo, con tres puntos de color. Incluso si se modifican tales marcas o se sustituyen por unas larvas de gusanos que se muevan, los ejemplares amaestrados no acudirán a otros comederos. E igualmente aprenden a devorar solamente un determinado número de pedazos de su golosina predilecta y a dejar el resto intacto.

Por supuesto, las aves no son tan inteligentes como los mamíferos. Se comprueba a menudo, con relativa facilidad, cómo reaccionan frente a determinados estímulos del mundo exterior, ofreciendo siempre el mismo comportamiento congénito. Un buen ejemplo de lo anterior es la denominada acción de despistar al enemigo que ponen en práctica las aves que anidan en el suelo: hacen ver que están heridas, se tambalean aparatosamente y, arrastrando las alas, apartan al intruso de la puesta o de los polluelos. Luego salen volando de repente, indemnes, para regresar más tarde a donde están incubando. Con toda seguridad no se trata de un hacerse el enfermo premeditado, como antes se creía, sino de un comportamiento rígido, programado de antemano en la herencia genética. Unos polluelos de perdiz, criados artificialmente para experimentación científica y mantenidos en aislamiento, se esconden a la velocidad del rayo en un recoveco del fondo de la jaula en cuanto se coloca sobre ellos un pedazo de cartulina con el perfil de una rapaz. Esa propiedad de realizar de modo intuitivo aquello que es lo más adecuado, la necesitan sobre todo durante el vuelo, puesto que, constantemente, pueden surgir obstáculos inesperados.

¿Cuál es realmente la medida de la rapidez de vuelo de nuestras aves? La garza real, el pinzón y el colirrojo alcanzan, en vuelo normal, aproxidamente, 40 km por hora; cernícalos, perdices y grajas 60; tórtolas 70 y ánades reales 90 km/h. La velocidad del gavilán le permite recorrer entre 20 y 70 km/h; la del avefría entre 40 y 70, y la del vencejo en vuelo normal de caza, 65 y en vuelo acelerado hasta 145. Con viento a favor, ante una amenaza inminente o cuando se lanza sobre la presa pueden lograr velocidades de desplazamiento incluso superiores. Así, por ejemplo, el halcón peregrino o común vuela normalmente a un ritmo de 50 a 60 km/h; descendiendo en picada, su velocidad crece hasta el fabuloso límite de 350 km/h, cifra no alcanzada en el mundo de la fauna europea por ningún otro ejemplar.

Cuanto más pequeña es la especie, tanto mayor, por regla general, el número de movimientos de ala por segundo, aunque su velocidad de vuelo quede por debajo de la de otras aves de mayor envergadura. A 56 km/h, el gorrión bate sus alas trece veces por segundo; la urraca, en cambio, sólo tres veces. Para alcanzar los 80 km por hora el zarapito real ha de realizar 4,2 golpes de ala por segundo, la paloma torcaz 5 y el estornino 7,5.

Las aves son animales fundamentalmente dotados de agudeza visual. Algunas de las especies mayores ven mucho mejor que el ser humano y pueden apreciar objetos que nosotros sólo podríamos percibir mediante unosnocturnas o estrígidos. A la luz del día esos ojos también tienen la propiedad de ver: la lechuza campestre suele cazar por regla general durante las horas diurnas. Los estrígidos giran la cabeza de una manera tan marcada porque sus ojos, inmóviles y fijamente dirigidos hacia adelante, cuentan con un campo de visión de escasamente 90 grados. La razón de esa fijeza de los globos oculares se debe a que se han desarrollado ajustados a las cuencas y carecen de capacidad rotatoria. En cambio, algunas limícolas (pequeñas zancudas) poseen una mirada circular que abarca 360 grados sin dejar de escudriñar ningún sector. Es consecuencia de la disposición exactamente lateral de sus ojos, que les permite mirar simultáneamente hacia atrás y hacia adelante. El aspecto tridimensional, y por lo tanto estereoscópico, sólo lo captan estas aves en el estrecho sector que alcanzan a ver con ambos ojos. prismáticos. Poseen un poder luminoso y de adaptación a la oscuridad especial, como es el caso, por ejemplo, de las rapaces nocturnas o estrígidos. A la luz del día esos ojos también tienen la propiedad de ver: la lechuza campestre suele cazar por regla general durante las horas diurnas. Los estrígidos giran la cabeza de una manera tan marcada porque sus ojos, inmóviles y fijamente dirigidos hacia adelante, cuentan con un campo de visión de escasamente 90 grados. La razón de esa fijeza de los globos oculares se debe a que se han desarrollado ajustados a las cuencas y carecen de capacidad rotatoria. En cambio, algunas limícolas (pequeñas zancudas) poseen una mirada circular que abarca 360 grados sin dejar de escudriñar ningún sector. Es consecuencia de la disposición exactamente lateral de sus ojos, que les permite mirar simultáneamente hacia atrás y hacia adelante. El aspecto tridimensional, y por lo tanto estereoscópico, sólo lo captan estas aves en el estrecho sector que alcanzan a ver con ambos ojos.El sentido del oído en las aves es excelente y sólo comparable, en cierto modo, al del ser humano. Por el contrario, suelen tener poco desarrollados el olfato y el gusto.

La esperanza media de vida suele estar muy alejada de su longevidad posible y para la mayoría de las oscinas (pequeñas canoras) suele ser de uno a dos años. Con frecuencia sólo la mitad de la nidada sale volando del nido, y de estos pájaros jóvenes apenas un tercio completa el primer año de existencia. De ahí que la mortalidad media anual se sitúe entre el 40 y el 60 %.

Si no pierden la vida prematuramente, casi todas las especies europeas pueden vivir cerca de 10 años. Lúganos, pinzones y ruiseñores, protegidos por el hombre llegan ocasionalmente a los 20 años; el búho y el cuervo pueden durar 68. El anillamiento de especies silvestres proporcionó los resultados siguientes: las cogujadas pueden vivir hasta 11 años, el cuco 14 años, los gavilanes 15, grajillas y cernícalos 16, fochas y arrendajos 18, estorninos y grajas 20, vencejos 21, cárabos comunes 22, ánades reales 23, garzas reales y ratoneros comunes 25, avefrías 26, zarapitos reales 32, gaviotas argénteas 33, el charrán ártico y la cigüeña blanca hasta 34.
las alas extendidas y el plumaje erizado, cualquiera que venga a atacarla o a turbar su paz lo entenderá en seguida; y en muchos casos optará por retirarse sin enzarzarse en una pelea. El movimiento de vaivén del pico de los ánades reales significa que van a arrancar el vuelo todos juntos. Los animales se ponen de acuerdo en cierto modo. Esto hacen, por ejemplo, nuestros somormujos, cuando antes del apareamiento ejecutan juntos una danza nupcial. En la mayoría de las especies, las hembras señalan su disposición para ese apareamiento mediante determinados movimientos.

Para llegar a este punto, tienen que haber encontrado antes la correspondiente pareja. Para ello son indispensables, por regla general, los cantos de los machos que, como cualquier dialecto, pueden variar según las regiones. También las expresiones vocales de muchas aves.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)


El Tablón gratis de consultas veterinarias de ComoCriar.org



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>