El esqueleto, sistema muscular y nervioso del perro

El esqueleto, sistema muscular y nervioso del perro

El perro es un cuadrúpedo. Puede sostenerse sobre las patas traseras, pero lo hace con dificultad. Su posición normal es la de estar en cuatro patas. Todo su esqueleto está contruido con ese fin. Y aunque los perros cirqueros y otros animales amaestrados parecen ser muy ágiles y sentirse a gusto sobre las patas traseras, el perro común prefiere sostenerse sobre las cuatro patas.

Existe poca diferencia entre el esqueleto del perro y el de otros mamíferos. La Naturaleza ha introducido algunos cambios aquí y allá, lo que depende del modo de vivir del animal. Pero, fuera de estos cambios pequeños, casi todos los mamíferos, incluyendo al hombre, tienen un esqueleto común. Cuando el procursor prehistórico del hombre caminaba sobre las cuatro patas, su esqueleto se parecía mucho al del perro. Y aunque hoy camina erguido, todavía existe esa semejanza del esqueleto.

Las variaciones que existen entre nuestro esqueleto y el del perro son secundarias. El perro, por ejemplo, tiene más huesos caudales que nosotros. En cambio, nosotros tenemos clavículas, y el perro no. También tenemos pulgares oponibles, que faltan en los perros y en casi todos los mamíferos.

Aunque no es necesario que conozcamos todos los huesos del esqueleto del perro, deberíamos familiarizarnos con los principales huesos o secciones del esqueleto. La parte del esqueleto que forma el cuerpo del perro está formada por el cráneo, las costillas y la columna vertebral (atlas, axis, vértebras cervicales, vértebras torácicas, vértebras lumbares y vértebras caudales). El cráneo se une a la columna vertebral en el atlas. Las patas delanteras están formadas por el omóplato, el húmero, el radio, el. carpo (rodilla) y el metacarpo o falange. Los cuartos traseros están formados por la pelvis, el fémur, la tibia, el peroné, el tarso ( corva) y el metatarso.

El esqueleto del perro es una fuerte armazón y, en condiciones normales, ofrece protección a los órganos internos. Por desgracia, los perros domésticos no viven en condiciones normales. Muchos de ellos sufren daño en el esqueleto, causado por los coches. Las lesiones producidas por los automóviles son la causa de la mayoría de las fracturas de los huesos de los perros. Los huesos que se fracturan con mayor frecuencia son las costillas, los huesos de las patas delanteras y traseras, y la pelvis. Las fracturas de la pelvis son mucho más comunes de lo que supondría el lector. Un gran número de perros arrollados por los coches consiguen evitar que los alcancen en la parte anterior del cuerpo, pero sufren lesiones en los cuartos traseros o la pelvis.

El sistema muscular

De acuerdo con su papel de cazador, el can tiene un cuerpo bien musculado. Sus músculos son resistentes y bien coordinAdos. En algunos perros, ciertos músculos están muy desarrollados. Los animales de tiro, como el Husky y el de Terranova, tienen músculos poderosos en el pecho y el lomo. Pero todos los perros tienen buenos músculos que les ayudan a correr y saltar.

Como sucede con los músculos humanos, los del perro pueden sufrir daño por esfuerzo excesivo. Hay que recordar esto cuando trate uno de hacer que un perro salte a demasiada altura o arrastre un objeto demasiado pesado. Le pueden dar calambres tan fácilmente como al lector.

El sistema nervioso

Como los sistemas nerviosos de todos los mamíferos, el del perro es muy complicado. Fundamentalmente, el sistema nervioso del perro está formado por los sistemas nerviosos periférico y central. El sistema periférico consiste, en parte, de fibras sensoriales y neuronas motoras, las cuales se reúnen en haces que reciben el nombre de nervios. El sistema central tiene neuronas segregadas y se encuentra dentro de las cavidades del cráneo y de la espina. El sistema nervioso central se divide en dos partes principales: el cerebro y la médula espinal. El cerebro desempeña un papel importante en el comportamiento complejo, pues gobierna el aprendizaje, la motivación, la percepción, etc. La función de la médula espinal es doble: sirve de conductor desde el cerebro y hacia éste, y realiza los actos reflejos.

Todo lo que hemos dicho reza también para otros mamíferos, comprendiendo al hombre. Es en el área de los actos reflejos donde el sistema nervioso del perro difiere del del hombre. El perro tiene un mecanismo de actos reflejos muy desarrollado. Sus reflejos tienen gran importancia en la vida diaria. Desempeñan un papel principal en su comportamiento cotidiano. Así, por ejemplo, los reflejos son causa de que el perro pestañee cuando algo le hiere los ojos, de que se rasque cuando tiene comezón, de que se le erice el pelo cuando ve o huele algo extraño y de que se le estremezcan las orejas cuando oye varios sonidos. Estos y muchos otros reflejos están muy desarrollados en el perro.

Los reflejos del perro han sido objeto de estudio durante muchos años. Gran parte de la información obtenida en el estudio de los reflejos caninos puede aplicarse al hombre. Quizá uno de los experimentos más conocidos sobre los reflejos del perro fue el realizado por el hombre de ciencia ruso Iván P. Pavlov (1849-1936). Pavlov introdujo el concepto del reflejo condicionado. Los reflejos condicionados entrañan una respuesta sencilla a un acto o estímulo determinado.

En una versión simplificada, el experimento de Pávlov se realizó más o menos de la siguiente manera: Puso un plato de comida frente a un cachorro. Al ver la comida, la saliva del perro empezó a fluir. A este acto de salivación al verla comida, lo llamó Pávlov reflejo no condicionado. A continuación, cambió el experimento haciendo sonar una campana antes de poner el plato de comida. Después de algún tiempo, la saliva del perro fluía cuando escuchaba el sonar de la campana, y sin que viera la comida. Pávlov llamó a este sonar de la campana estímulo condicionado, y al flujo de la saliva del perro al oir la campana, reflejo condicionado.

El sistema nervioso del perro puede sufrir daño por enfermedad. El moquillo y la rabia son enfermedades que afectan al sistema nervioso central. La mayoría de los perros que se recobran del moquillo suelen quedar con un daño en el sistema nervioso central. En el caso de la rabia, no hay sobrevivientes.



Califica este Artículo:
1 / 5 (1 votos)


El Tablón gratis de consultas veterinarias de ComoCriar.org



Un comentario en El esqueleto, sistema muscular y nervioso del perro

  1. abner nunta orofino Dice:

    quisiera saber si a los perros se les puede sobar y una ludsación a la articulación coxo-femular o q tratamiento seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>