Puertas, comederos y otros detalles para jaulas de canario

Jaulas de canario

Un buen diseño de jaula puede resultar desechable si no cuida algunos detalles que en la práctica resultan de gran importancia. Por ejemplo:

Las puertas

Deben tener un tamaño proporcionado que permita introducir la mano fácilmente para extraer comederos y bebederos, para tomar un pájaro en la mano o para acceder a los rincones para su limpieza. Al mismo tiempo debe ser segura, es decir, no tener unas dimensiones exageradas que hagan propicia la escapatoria de un ejemplar cuando la abrimos, Las fugas son también frecuentes en las llamadas puertas de muelle, sobre todo cuando son demasiado grandes y están situadas en el frente de la jaula.

En este aspecto son más seguras las puertas de guillotina, es decir, aquellas que caen por su propio peso. Cuando no se tiene demasiada experiencia en el manejo de canarios, hay que tener cuidado para que no se interponga ningún saliente de accesorios entre la guillotina y su tope final, ya que basta un pequeño resquicio para que se pueda producir una fuga. Muelles y guillotinas son los sistemas de puerta más eficaces y generalizados. Desconfiemos de resortes y cerraduras de otros tipos que pueden aflojarse o abrirse por perder temple y tensión o por ser picoteados por los pájaros.

Los comederos exteriores

Muchos jaulones están provistos de comederos exteriores, generalmente transparentes, del tipo denominado «capilla», es decir, coronados por una cúpula. Lo más frecuente es la colocación en serie frontal, o sea, alineados simétricamente en el frente delantero. Los comederos exteriores presentan la ventaja de la rapidez con que puede inspeccionarse el estado de su contenido, lo cual es importante en criaderos que alojan numerosos ejemplares; ahora bien, su manejo requiere cuidado para evitar que un pájaro avispado pueda escapar cuando retiramos el comedero para rellenarlo, ya que, lógicamente, los barrotes están separados en el nivel del comedero para que los pájaros puedan introducir la cabeza y acceder a la comida.

Por desagradable experiencia recomendamos estos recipientes exteriores exclusivamente para la comida, nunca para el agua, ya que hemos visto morir ahogados a varios ejemplares que trataban de bañarse en el interior de este poco recomendable bebedero. Como resumen final, recordemos que al elegir la jaula no debemos olvidar que no se trata simplemente de un objeto decorativo, sino que su función primordial es alojar y servir de hábitat a un ser vivo, extraordinariamente móvil y que requiere las más escrupulosas condiciones higiénicas. Por todo ello, y a pesar de que pretendamos que la jaula se constituya en elemento decorativo de una habitación o tenaza, renunciemos a caprichos o lujos superfluos si éstos inciden en disminución de las condiciones de habitabilidad e higiene. Seamos fundamentalmente prácticos.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)


El Tablón gratis de consultas veterinarias de ComoCriar.org



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>