Entrenamiento completo para el ataque del perro Doberman

Entrenamiento completo para el ataque del perro Doberman

Ayudante

En este capítulo tenemos que recalcar la importancia del ayudante. Podemos decir que es uno de los factores más importantes para lograr éxito en nuestra tarea. Un buen ayudante puede no sólo cooperar, sino convertirse en un auxiliar necesario casi imprescindible para poder imponer nuestros objetivos. Los requisitos necesarios para desempeñarse en este puesto es, conocer algo de Cinofilia, gustarle lo que está haciendo, tener coraje, y que motive acertadamente a nuestro doberman. Si Usted hace una buena elección, es seguro que logrará lo que quiere con facilidad. También podemos afirmar, que si utiliza un mal ayudante, puede llegar a arruinar a su alumno.

Carácter del Doberman

Esta es una raza extraordinaria para este tipo de prácticas. Posee carácter firme, y fiereza para el ataque. Su gran musculatura y agilidad le facilitan la tarea. Considero al doberman una de las razas más apropiadas, para transformarla en perros de guerra.

Tarea preparatoria

Cuando es cachorro es conveniente enseñarlo a morder. Esto se practica con una bolsa. Al principio sólo se buscará que se enoje ante esa motivación. Luego nos daremos por conforme con que la muerda. Por último utilizaremos un ayudante para que tire la bolsa; incitando nosotros a nuestro can a que no la suelte. El último paso será que el ayudante con una varilla fina lo castigue muy levemente, a fin de hacerlo enojar. Nosotros aprovecharemos la ocasión, para incitarlo con nuestra voz de mando.  Ante esa voz, nuestro doberman estará atento, y buscando al aparente enemigo.

Lugares

Estos tienen que variarse con frecuencia. Acostumbrarlo a un mismo lugar es nocivo, pues asociará lugar con objetivo, luego cuando se lo variemos se sentirá totalmente desorientado. Para el ataque hay que buscar lugares tranquilos y con muchas cubiertas, que serán aprovechadas por el auxiliar.

Proceder del auxiliar

Siempre debe aparecer de improviso, especialmente por detrás de una cubierta. Dará vueltas alrededor de nuestro alumno, siempre manteniéndose a una prudencial distancia. Llevará una vara consigo, siempre oculta a la vista de nuestro doberman. Cuando vea que nuestro perro desatiende la instrucción, se adelantará y lo castigará con la varilla. Esta forma de actuar se debe repetir tantas veces como sea necesario, con ello lograremos obtener, que nuestro alumno se ponga atento ante la presencia de un extraño.

Cuando hemos logrado este paso, entonces el guía hará pequeños avances y retrocesos que estarán de acuerdo a las circunstancias. El auxiliar, trata de avanzar y amaga con su varilla, el perro reaccionará ofensivamente, entonces el auxiliar se dará a la fuga. Es importante hacerle creer a nuestro alumno, que le tienen miedo. Eso le dará mucha confianza y aumentará considerablemente su carácter ofensivo. El auxiliar que está atento a las reacciones de nuestro doberman, debe ir intensificando el ataque a medida que va advirtiendo más agresividad. Por supuesto sin exagerar, pues arruinará todo lo que se ha hecho.

Proceder del guía

El guía es el que realiza en el adiestramiento el papel más importante. Debe motivar a su perro, infundirle valor y lanzarlo al ataque con confianza. Un buen guía puede lograr resultados asombrosos. La voz de mando influye mucho en estas prácticas, deben ser enérgicas, repetidas continuamente a fin de impulsarla al máximo. Mientras se realiza la faz ofensiva nuestra mano derecha masajeará el lomo de nuestro doberman de atrás para adelante, siempre en un mismo sentido. Esto debe hacerse cuando el perro se halla más enojado, y sólo mientras está atacando. Cuando lo veamos firme podemos abandonar el masaje.

Manga de protección

Esta debe ser utilizada por el auxiliar. La composición de la manga, debe ser resistente, sólo su parte exterior debe ser blanda. Algunas mangas son muy duras y causan dolor en los dientes de nuestro animal, eso por supuesto redundará negativamente en los resultados finales. El doberman se resistirá a morderla. La manga debe tener por lo menos tres capas, una externa blanda, una media con cierta dureza y una de protección, que estará justo cubriéndonos nuestra piel, y debe tener una resistencia capaz de no dejarse atravesar.

Voces de mando

Dijimos anteriormente que éstas deben ser dadas en forma enérgica y continuadas. Deben ser cortas y secas. Cuando advertimos al ayudante debemos mandar Atención, el perro mirará hacia el intruso, y mostrará los primeros síntomas de agresividad. Luego el guía levantará su brazo y señalando al presunto delincuente, ordenará Ref.  Cuando el perro está atacando y mordiendo seguirá repitiendo Ref Ref continuamente, tratando de incitarlo.

Luego cuando el guía estime que es suficiente, le ordenará Deja. Ante esta orden el perro deberá abandonar su presa. Con perros demasiados agresivos, se hace muy difícil. lograr este objetivo. Pero con energía lograremos buenos resultados.

Ataque

El auxiliar debe aparecer de improviso. En esta altura del adiestramiento el ayudante debe utilizar manga de protección. Avanzará hacia nosotros, motivando con el brazo a nuestro perro. Cuando vea que éste se dispone a atacar, emprenderá la huida. Esto lo repetirá cuatro o cinco veces, durante dos o tres días. Al cuarto día lo dejará apenas morder la manga y también se dará a la fuga. A nuestro doberman le dará mucha rabia esa actitud y esperará con impaciencia la presencia del auxiliar.

Cuando crea que ha llegado la hora, le pondrá el brazo, y tratará que el perro muerda decididamente. Haga el mismo trabajo que con la bolsa. Cuando al perro se le ordena Deja, el auxiliar se queda tranquilo sin moverse. El guía caminará con su perro alrededor del auxiliar, evitando agresividades. El auxiliar continuará sin moverse.

Más adelante el ayudante vendrá munido de una varilla y castigará a nuestro perro mientras éste está mordiendo. Pero Tenga cuidado, no le pegue con demasiada fuerza, pues puede arruinar todo el avance que ha logrado.

Esto se repetirá a distintas horas, en distintos lugares, y con distintos ayudantes. Una recomendación que en todos los casos hacemos llegar, es que no debemos abusar de este tipo de ejercicio. Es común que muchos incipientes adiestradores entusiasmados de los progresos obtenidos deseen mostrárselos a todas sus amistades, y este abuso sea la causante de futuros fracasos. El peligro, es “que termine por enviciarse”, entonces nos veremos con el terrible problema, de un perro no sociable, que nos será muy difícil retener en nuestra casa. El abuso traerá en todos los casos lamentables consecuencias.

Cuidar

Nuestro perro no podrá aprender a cuidar si antes no cumplió todas las exigencias que le impone el ataque. Las prácticas de estos ejercicios no deben realizarse todos los días, sino espaciadamente y combinándolo con otros ejercicios. El cuidar se divide en dos partes, a saber:

Cuidar objetos

Lo haremos acostar en daun. Le pondremos algún objeto, siempre es conveniente que sea por él conocido, entre sus manos. No lo dejaremos levantar por ninguna causa.

El ayudante aparecerá y como en todos los casos caminará alrededor del perro y del guía. El guía le ordenará continuamente Quédate y reprimirá todo intento de agresividad.

Luego el auxiliar se pondrá frente al doberman y se agachará como si quisiera con el brazo extendido agarrar el objeto. Es en ese momento que el guía ordenará Cuida. A pesar de que el perro ladre y se torne agresivo, el guía no le dejará abandonar su posición. Cuando el can demuestre cuidar el objeto, el auxiliar se retirará. El guía simultáneamente lo felicitará. El ejercicio volverá a repetirse tantas veces como sea necesario, los objetos se variarán cada día, como así también el lugar donde se practique. No use en ninguna de estas ejercitaciones, ningún familiar.

Cuidar un delincuente

El auxiliar hace el ataque, y queda de repente inmóvil, es el momento en que el guía ordena Cuida, Cuida. Cuando lo está cuidando y no todas las veces, el ayudante intentará una huida, ésta será aprovechada por el guía para ordenar un ataque. Con ello se logrará después de un tiempo de practicarlo, que este tipo de intento sea repelido por nuestro doberman, como así todo aquel que signifique agredimos. Es importante practicar el “Cuida” en todas las posiciones, parado, sentado y acostado.

También debemos enseñarle al perro cual es nuestro verdadero adversario, de no ser así se producirán confusiones muy molestas. En el “Cuida” debemos lograr que nuestro perro se quede tranquilo, si el presunto delincuente está inmóvil. Debemos caminar en círculo alrededor de él cada vez estrechando más las distancias. De inmediato repelemos cualquier intento de agresión por parte de nuestro doberman si no media una real motivación.

O sea, que será importante para nosotros obtener de nuestro perro la conciencia que sólo debe morder, cuando note agresividad por parte de otra persona. Este aprendizaje nos evitará muchos problemas.

Quien es el adversario

Para hacerle entender esto debemos utilizar dos ayudantes. El primero a 10 mts. se quedará tranquilo. El segundo a 18 mts. mostrará agresividad. Lanzaremos a nuestro perro al ataque hacia el verdadero objetivo. Nosotros correremos a su lado. Si nuestro doberman se para ante el N° 1 que está tranquilo, lo reprenderemos y le señalaremos el verdadero adversario.

Esta práctica hay que realizarla repetidas veces tomando todas las precauciones del caso. Si muestra agresividad hacia el N° 1, muéstrese Usted muy firme, Enséñele perfectamente que sólo debe atacar, a aquéllos que muestren abiertamente una actitud agresiva. Por ello en toda ocasión de labor varíe Usted la actitud de cada “ayudante”, como también la posición que tienen sobre el terreno.



Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)


El Tablón gratis de consultas veterinarias de ComoCriar.org



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>